COMER RÁPIDO Y SANO CUANDO ESTÁS OCUPADA

La vida ajetreada que llevamos las emprendedoras puede resultar, con frecuencia, en que descuidemos nuestra salud, dejando a un lado el hacer ejercicio, los hábitos de sueño y la alimentación.

Todos estos factores son importantísimos para una vida saludable en la que podamos rendir al máximo con nuestra familia y negocio. Pero quizás, de todos ellos, la alimentación sea lo más urgente que debes controlar para que tu cuerpo responda cada día con la energía que tus compromisos requieren. Estos son algunos consejos que te ayudarán a preparar comidas rápidas y saludables:

 

  • Invierte en una olla de cocción lenta: Si todavía no las conoces, descubrirás lo útil puede ser este electrodoméstico en tu cocina. Estas ollas cocinan los ingredientes a baja temperatura por un período prolongado (4 a 8 horas, por ejemplo) logrando sabores más intensos e interesantes. Lo genial es que puedes añadir los ingredientes la noche anterior, irte a dormir, y despertarte para encontrar la comida preparada.

 

  • Invierte en una Nutribullet u otra licuadora similar: podrás preparar aderezos saludables, como hummus y guacamole, y también smoothies de vegetales y frutas, o salsa pesto o pomodoro para tu pasta. Mis preferidos son los smoothies verdes con proteína en la mañana – lo pongo en un vaso y ¡listo! salgo así a dejar a Martina al jardín cuando estoy de prisa.

 

  • Usa la regla “cocina una vez, come dos veces”. Esto significa que cuando decidas dedicarle tiempo a cocinar, prepares siempre el doble de lo que vas a consumir, de modo que puedas congelar el resto y te quede una porción para cuando estés más corta de tiempo. Esto no es solo una manera más eficiente de administrar tu tiempo, tus recursos y tus energías, sino que te permitirá evitar encontrarte en situaciones en las que tengas que salir a comer fuera sin que lo hayas planificado.

 

  • Llena tu congelador de ingredientes convenientes: Cosas como caldo de pollo o de verduras, cubitos de aceite o mantequilla con hierbas, o frutas y vegetales previamente cortados para preparar los smoothies, son cosas fáciles de congelar y resultan realmente útiles para cuando tengas poco tiempo. Otra buena idea puede ser comprar los tomates cuando están en estación, preparar salsa, porcionarla y congelarla de modo que esté preparada y lista para usar.

 

  • Y en esos días en donde todo es una locura y no encuentras nada de tiempo, HUYE de la pizza congelada. Es preferible que ordenes comida saludable a domicilio de un restaurante local, como una ensalada o wrap vegetariano. Hoy en día existen muchas más alternativas saludables que antes, sólo debes de fijarte bien en la preparación y evitar todo lo que esté super frito o lleno de carbohidratos malos (harinas procesadas y azúcares).

¡Espero que esto te sirva para planear mejor tus comidas! Soy una fiel creyente de que entre más planeamos para eficientar nuestro tiempo, más tiempo de calidad podemos dedicarle a nuestras familias y emprendimientos.